Préstamos para gente cobrando el paro

La gente cobrando el paro en España se ubicó en el 16,1% durante el mes de febrero. Este porcentaje representa a unos 4 millones de personas en España. Ahora bien, en todos los países que conforman la OCDE se cuentan más de 44 millones de personas en paro. Ante este panorama, es importante conocer las opciones de préstamos para gente cobrando el paro.

Boton solicitar

En este artículo puedes conocer todas las alternativas a las cuales puedes acceder. Así como los requisitos o condiciones para lograrlo. Por otra parte, se hablará sobre el paro y lo que implica. No te pierdas este análisis completo para aclarar todas tus dudas.

Índice
  1. ¿Qué es el paro?
    1. Total
    2. Parcial
  2. ¿Quiénes pueden beneficiarse del paro?
  3. Requisitos para tener derecho a paro
  4. Cuantía y duración del paro
  5. Los mejores préstamos para gente cobrando el paro
    1. Créditos rápidos online
    2. Préstamos personales
  6. ¿Qué debes considerar antes de solicitar un préstamo estando en paro?

¿Qué es el paro?

El paro se le llama a la condición de desempleo involuntario de algunas personas. La cual se encuentra protegida por la Seguridad Social. Por lo tanto, se considera un derecho a recibir una prestación económica. Como una medida de sustitución al sueldo que se dejó de percibir.

El desempleo puede ser:

Total

Se refiere al cese temporal o definitivo de la actividad laboral que realizaba una persona. Lo cual implica la suspensión del salario. Este cese se puede originar por un despido o por un ERE de suspensión.

Parcial

Se refiere a la reducción temporal de la jornada laboral y del salario. La cual puede ir desde un 10% hasta máximo un 70%. Esto puede ser la prestación por desempleo cuando el empleado cuenta con un ERTE.

¿Quiénes pueden beneficiarse del paro?

En general, todo empleado tiene el derecho a beneficiarse del paro. Una vez finalice su relación laboral con una empresa. Tanto si se debe a un despido o porque termina el contrato de trabajo. Aunque también puede también se puede beneficiar el trabajador que presente una reducción en su jornada laboral.

Los autónomos también pueden acceder al cobro de una prestación cuando cesan sus actividades. El requisito necesario es que haya cotizado por la contingencia que originó el cese de la actividad. También debe solicitar la baja en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA).

Aquellos que tengan un contrato de formación o prácticas, también pueden acceder al paro. Ya que cumplen con las cotizaciones por desempleo ante la Seguridad Social. Otros que también pueden acceder al paro son los trabajadores con despidos disciplinarios. Siempre que cumplan con los requisitos que se mencionan más adelante.

Finalmente, es importante comprender que quienes dejan el empleo por su propia voluntad, no pueden acceder al paro. Tan y como se mencionó al principio, solo aplica en cese del empleo por razones involuntarias.

Requisitos para tener derecho a paro

Los requisitos para poder acceder al paro son:

  • Estar desempleado por razones ajenas a tu voluntad.
  • Estar afiliado a la Seguridad Social.
  • Haber cotizado por al menos un año continuo dentro de los últimos seis meses anteriores al cese laboral.
  • Tener la disposición activa de buscar empleo e inscribirse para demandar uno. Así como firmar un compromiso y aceptar tanto ofertas de empleo como capacitación y formación para la inserción laboral.
  • No tener edad de jubilación.

Para solicitar la prestación por desempleo o paro, debes acudir a la oficina del Servicio Público de Empleo (SEPE). Este proceso debe iniciarse dentro de los 15 días hábiles posteriores al cese laboral. De lo contrario, puedes perder una proporción de la prestación por el retraso.

Cuantía y duración del paro

Para la cuantía se toma en cuenta el IPREM como referencia. Este aumentó y se ubica en 564,9 euros en este año 2021. Sin embargo, este aumento solo se aplicará a los que cobren el paro a partir del 2021. Esto se debe a que la Ley de la Seguridad Social establece que la cuantía se establece en base con el IPREM vigente durante el nacimiento del derecho.

Las cuantías asignadas al año anterior y a este son:

Cuantía máxima 2020 - 2021

Sin hijos        1098,09         1153,34

Con 1 hijo     1254,96         1318,1

Con 2 o más hijos   1411,83         1482,86

Cuantías mínimas 2020 - 2021

Sin hijos        501,98            527,24

Con hijos a cargo    671,40           705,18

Respecto al ítem que menciona hijos a cargo, esto aplica a quienes cumplan algunos requisitos. Por ejemplo, los hijos deben ser menores de 26 años. Solo se acepta a los mayores de esa edad que tengan alguna incapacidad. Mayor al 33%.

De igual manera, los hijos deben vivir con sus padres. O en su defecto, debe tener la obligación legal de sostener económicamente al hijo tras el divorcio o separación. Tampoco debe contar con rentas superiores al SMI.

Por último, la duración del paro depende del tiempo que hayas cotizado a la Seguridad Social. A continuación, se detalla la duración:

Días trabajadosDías de prestación
360 hasta 539120 días
540 a 719180 días
720 a 899240 días
900 a 1.079300 días
1.080 a 1.259360 días
1.260 a 1.439420 días
1.440 a 1.619480 días
1.620 a 1.799540 días
1.800 a 1.979600 días
1.980 a 2.159660 días
A partir de 2.160720 días de prestación

En caso de que el tiempo sin empleo sea mayor al permitido, puedes acceder a un subsidio extraordinario por desempleo.

Los mejores préstamos para gente cobrando el paro

Una vez aclarado todo lo relacionado con el paro y lo que implica, es entendible que estas personas requieran financiamiento. Tanto para hacer frente a su condición de paro como para acceder a compra imprevista, atender una emergencia, etc.

En este apartado puedes conocer todas las alternativas disponibles para ti. Disfruta de todas las opciones y elige la que se adapte a tus circunstancias.

Créditos rápidos online

Los créditos rápidos online son uno de los más fáciles de tramitar. Como su nombre lo indica, puedes realizar la solicitud directamente desde la comodidad de tu hogar. Se caracterizan por ser muy sencillos y con pocos requisitos. Además, puedes recibir respuesta de inmediato.

Por lo que resultan ideales cuando requieres efectivo con urgencia. Este tipo de créditos están destinados a situaciones imprevistas y eventuales. Aquellas que requieren solucionar con urgencia. Por lo que no dispones de tanto tiempo para realizar trámites engorrosos en entidades bancarias.

Así como tampoco tienes el tiempo necesario para esperar largos plazos de evaluación y aprobación de tu solicitud. Ahora bien, existen ciertos aspectos que debes conocer sobre este tipo de créditos. En primer lugar, se trata de cuantías bajas. Varían entre 300, 5.000 y en pocas oportunidades alcanzan los 1.000 euros.

Por lo cual, ofrecen un financiamiento para atender asuntos muy puntuales. Como ventaja, no es necesario que justifiques el destino de los fondos solicitados. Respecto al tiempo de devolución, suele ser corto, algunos no exceden los 30 días. Algo comprensible al tratarse de cuantías bajas. Algunos de estos créditos aceptan ASNEF o RAI.

Un aspecto a comprender de los créditos rápidos es que sus comisiones y tasas de interés pueden ser muy elevadas. En caso de que caigas en impago, las cuotas de morosidad son muy altas. Lo que puede complicar la situación económica.

En este sentido, es importante que analices bien tu condición financiera y capacidad de pago. A fin de que no llegues a estar en un fichero de morosidad. Antes de elegir un crédito, puedes utilizar los comparadores online. Estas herramientas son muy útiles y te permiten comparar claramente las ventajas y desventajas de cada opción. De esta manera, te puedes asegurar de hacer la elección correcta.

Préstamos personales

Estos préstamos están dirigidos a particulares y pueden ser de cuantías mayores. Las cuales pueden alcanzar 5.000 euros. Son una alternativa ideal para realizar estudios, realizar remodelaciones en casa, etc. Puedes solicitar este tipo de préstamos en las diferentes entidades financieras disponibles. Las cuales se convirtieron en una excelente alternativa para acceder al financiamiento.

Como requisito indispensable, debes tener un buen historial crediticio. Así como contar con ingresos mensuales estables. Por ejemplo, las cuantías del paro. Lo importante es justificar que puedes cumplir con los pagos mensuales del préstamo. Estos préstamos pueden solicitar un aval como garantía. También puede tramitarse de forma online, cómoda y segura.

Los préstamos también pueden ser hipotecarios. En ese caso, las cuantías pueden ser significativas. Se puede hipotecar la casa, el coche, pero también otros bienes muebles e inmuebles. Por lo general, solo se requiere un avalúo del bien a hipotecar a fin de definir la cuantía.

La principal ventaja de los préstamos en comparación con los créditos rápidos online son sus intereses. Estos se aplican dentro de la media establecida por el sector bancario. Lo que te permite cumplir con cuotas mensuales mucho más razonables y fáciles de cumplir.

Requisitos para los préstamos personales

Como es comprensible, el tiempo de aprobación de este tipo de préstamo puede demorar más. En comparación con los créditos rápidos. Ya que, implica más requisitos relacionados con los avales, garantías e hipotecas. Sin embargo, se trata de plazos razonables de respuesta.

Gracias a la variedad de ofertas disponibles en el mercado financiero como entidades, empresas y bancos. Puedes elegir las condiciones más atractivas y acordes a tus necesidades. De igual manera, los tiempos de devolución son más largos. En caso de las hipotecas pueden ser de 20 años aproximadamente.

Esto permite establecer cómodas cuotas mensuales. Y así evitas caer en impagos y morosidad. Lo que puede afectar negativamente tus finanzas y afectar tu historial crediticio. Cuando los préstamos son otorgados por entidades no bancarias y tienen cuantías bajas, se otorgan con rapidez.

De hecho, no requieren tantos requisitos y se pueden tramitar online. En este sentido, se parecen a los créditos rápidos online. Si tienes dudas, puedes solicitar la asesoría de un experto financiero. A fin de que puedas decidir correctamente, recuerda que se trata de tus finanzas y tu futuro.

¿Qué debes considerar antes de solicitar un préstamo estando en paro?

Antes de elegir cualquier modalidad de préstamo es importante que realices un análisis detallado. Reconoce que un préstamo es una responsabilidad que implica adquirir un compromiso. El cual no se puede incumplir porque tiene consecuencias legales, financieras, etc.

De hecho, si se trata de una hipoteca puedes perder el bien el cual hayas hipotecado. Así que el futuro de la familia entera puede verse afectado. Lo ideal es que puedas elaborar un presupuesto completo en el que incluyas todos los gastos e ingresos. De esta manera, puedes resumir todos los compromisos de pago indispensables.

Así como aquellos gastos con los que pudieran negociar para reducir los gastos mensuales. Elaborar un presupuesto es indispensable para conocer tu capacidad de pago. Posteriormente, es importante que elijas adecuadamente la entidad o banco en la que solicitarán el préstamo.

Recuerda que puedes utilizar un simulador online para conocer las posibles cuotas mensuales y otros detalles del préstamo. Al analizar cada uno de estos factores será más fácil tomar una buena decisión. Ahora conoces los préstamos para gente cobrando paro y las condiciones y características de los mismos.

Boton solicitar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir